lunes, abril 07, 2008

Modas presidenciales

Presentamos un recorrido fotográfico por las modas y tendencias presidenciales, desde la vuelta de la democracia hasta acá. A modo de guía, el recorrido comienza en 1983 (Clase media post-dictatorial) y culmina en 2008 (Elegante setentoso).


1983-1989: Clase media post-dictatorial





Barato, económico y ligero. Se quiebra y se dobla, todo al mismo tiempo. De colores sobrios, ideal para la tercera edad, paranoicos y nostálgicos. Bolsillo porta-anteojos de ver de cerca y de lejos: la practicidad se paga sola. El estilo Clase media post-dictatorial actualmente está fuera de catálogo, aunque puede encontrarse con algunas variaciones en los estilos que siguen.



1989-1999: Caudillismo Miami Vice





1era alternativa: Caudillismo Miami Vice viril. Profusas patillas junto a camisa de Rhoders: irresistible. Va de la mano con el poder. Rompe barreras sociales e idiomáticas. Usted conoce el dicho: aunque la mona se vista de seda... Pero si usted viste Caudillismo Miami Vice viril, pasa de largo ese problema.





2da. alternativa: Caudillismo Miami Vice formal. Elegante: si usted lo usa y sabe cómo poner los cubiertos sobre el plato, nadie se dará cuenta que usted pertenece a los Tarahumaras. Colores chillones pero con estilo. Cuidado: si se rasca los sobacos o pide bananas, pierde.


1999-2001: Chacarero soft




1era alternativa: Chacarero soft informal. Descoloca: nudo de corbata parisino, saco cruzado, mocasines sobrios y sonrisa: el último grito en Chacarero Soft informal: mucha onda, poco compromiso. Y decían que era aburrido... antes de usar Chacarero Soft.






2da alternativa: Chacarero soft avant garde. Chomba de color que desconcierta; taza tomada con el índice y el pulgar, levantando el meñique: Revolución. Impredecible. Seductor nato: remera afrodisíaca. Advertencia: con chomba puede resultar incontenible. Cuidado.

2001-2003: Storm Pilot Seduction





1era alternativa: Storm Pilot Seduction weekend. Aquí podemos observar a la feliz pareja de hobbits realizando una caminata dominical por un descampado. Él, elegante pero cómodo, ágil; ella, enamorada y deportiva.





2da alternativa: Storm Pilot Seduction pour homme. Elegante y tradicional pero con estilo seductor. Sabe lo que quiere, y lo consigue con una sonrisa combinando los colores de la chomba. La copa de vino es accesoria. La mirada del abuelo y el nieto también. Pero gana.


2003-2007: Populismo sport





1era alternativa: Populismo sport de entrecasa. Discreto pero práctico. Sin nudos de corbata: útil para correr o esconderse. Ideal para multimillonarios que no quieren gastar un sope en apariencias.





2da alternativa: Populismo Sport formal. Traje discreto, sin colores llamativos. Accesorios populares: 11 trabajadores de verdad y un ex ministro. Acorde con cualquier ideología, siempre y cuando modifique los accesorios.

2007-2008: Elegante setentoso





1era alternativa: Elegante setentoso políticamente correcto. Conjuntito negro de cuero con boina y guantes + pancarta de secuestrada = boom total. El conjuntito vale más que el rescate: mala suerte, así es la democracia.




2da alternativa: Elegante setentoso muñequita pucherito. Ideal para pataleos: ¡acto con las Gordas hasta en París! No importa: si usted tiene este hermoso y formal trajecito combinado en París, y se le cuelan las Mersas en la comitiva por cuestiones de política interna, el trajecito evitará que noten su cara de toor. ¡Excelente idea!




3era alternativa: Elegante setentoso reversible. Este inofensivo trajecito blanco con guantes de alpaca esconde una cualidad sorprendente: es reversible. Así, tanto sirve para apoyar activamente la candidatura de Segolene Royal, como para correr tras Sarkozy para la foto. Además, si se acerca Carla Bruni, el trajecito automáticamente exclama: "Yo soy más linda, yo soy más joven: yo soy presidenta".




4ta alternativa: Elegante setentoso seductive. Vestida para matar: anteojos negros, tapadito gris, todo por no menos de 1578 sueldos por debajo del nivel de pobreza. La cagada (como se ve en la foto): ¡ese no es Sarkozy, Cris! Mala pata: errar es presidenciable y humano.





5ta alternativa: Elegante setentoso segunda selección. Ideal para las decepciones: como por ejemplo, que te toque visitar al primer ministro francés cuya mujer tiene todavía a Jonás adentro del estómago. No es Sarkozy, ni está Bruni: ¿para qué sirve entonces? Para nada: por eso merece un conjuntito de entrecasa de 5000 dólares.


* * *

¡Ea! Pero
Kirchnerismo for Dummies realizó consultas a distintos líderes de opinión sobre este tema, para facilitarle a sus lectores la ardua tarea de pensar por sí mismos. Aquí van las opiniones:



John McFarlane (62) y Bobby Charlton Jr. (49) del 449 Essex Road, London, England: "Mirá, Bobby, el tema central es la manipulación de las imágenes: si ellos ponen cualquier imagen fuera de contexto, entonces toda evaluación, por principio, resulta incompleta".



Mohamed Alí Seineldín (61): "Opino lo que ustedes quieran, siempre y cuando me pongan una lima dentro de la chocotorta la semana que viene".



Johnny Akutagawa (19) y Michael Hiroito (16): "Eh... eh... jeje... Cristina... eh... ¡punk rock!".



Evangelina Pereyra Iraola de Von Ribbentrop (47) y Felicitas Álzaga de Quintana y Parera (24): "Preferimos no contestar: formar parte de la opinión pública es demasiado mediocre".

3 comentarios:

Fenrisar dijo...

See Please Here

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Excepcional!!!! Me mató lo de los hobbits!!!

Anónimo dijo...

por fin volvio KFD!!!! che loco ponete las pilas y publica mas seguido
abrazos desde Malvinas