miércoles, junio 20, 2007

Carta abierta a los fascistas que defienden a Florencia Peña

Este post era demasiado bizarro hasta para mí y por eso fue suprimido.-

El Redentor.-

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Bueno, luego de la innumerable cantidad de cartas que llegaron a mi casa (?) y de los llamados constantes que atosigaron a mi madre exigiendo saber la verdad (?), me encuentro con mis facultad intactas (hermoso eufemismo) y por eso acá va el texto de la discordia.

Si bien este tema excede ampliamente el límite temático de este blog, no puedo dejar de mencionar que he recibido algunos improperios teñidos de amenaza (principalmente por MSN), que -resumiendo en tono vox populi- expresaban la misma idea: No te metas con Florencia Peña que es una ídola. Se refieren obviamente al post anterior, donde -reconozco que con un poco de merecida zaña- arremetí contra la figura de esta indecorosa mujer. Pero no sólo destacaron la fanática, ciega y casi islámica idolatría que sienten por ella, sino que además se preocuparon en hacerme saber la 'calidez humana' (por ponerlo de alguna manera) que irradia su ser.

Creo que me resultaría más complicado defender a Florencia Peña como ser humano que como artista (que, ¡por todos los Evangelios!, jamás lo ha sido); además, no entiendo cómo a través de ciclos tan inescrupulosamente manipulados de sus originales como 'La Niñera' o 'Casados con hijos', el público drogado de ignorancia puede rescatar ese supuesto samaritanismo de esta arpía en cuestión. Cuando tus hijos, dentro de décadas, inviertan los ahorros de toda su vida en porotos mágicos que algún almacenero coreano sin demasiada inteligencia persuadirá para que compren, la Historia me dará la razón.

Finalmente -y creo que esto es lo más grave- me hicieron saber que un mundo sin Florencia Peña sería un mundo 'menos feliz' porque Florencia 'nos hace reír'. Esta es la ilusión popular más inexacta después del mito del ascenso social a través del trabajo honesto: ¿cómo alguien, en su sano juicio, puede encontrar un ápice de hilaridad entre toda su pantomima simiesca (que aún algunos irreverentes asocian con el trabajoso y divino arte de la representación)? Aunque tenga olor a oxímoron, el humor es algo muy serio, razón por la cual Florencia Peña no debería entrar en esta categoría, por más infeliz que sea la vida de aquellas personas que, al final del día y después de 16 horas trabajando en una fábrica empaquetadora en Villa Domínico, rían con sus chistes fáciles teñidos de lujuria.
A los adláteres del florenciapeñismo vernáculo les digo: pueden quitarnos la vida, pero no pueden quitarnos la libertad; que se rompa pero que no se doble; prefiero morir de pie que vivir arrodillado.
Amén.

6 comentarios:

Alejandro Aníbal García dijo...

Es una atrocidad y un ataque a la ciudadania argentina en su conjunto cada palabra vertida en este post, injuriando injustificadamente (hasta me animaria a decir ponsoñosamente)a ese simpático y amado personaje llamado "Florencia Peña".

Sus gestos, su mirada, sus comentarios, sus inolvidables experiencias junto a Marley y Francella, nos llenaron de alegria y alimentaron nuestras almas argentinas en pena durante muchos años.

Ni hablar de como llego a hacernos entrar en un extasis de placer a todos interpretando su mistico papel de "The Nanny" versión Sudaca.

Calidez humana no solo tiene, sino que le sobra y transmite haciendo de su presencia en la tele una delicia de nuestras almas.

Ella es un icono que representa el buen humor y la felicidad ante la triste existencia humana que todos debemos padecer. No me importa si es falsa, no me importa si el autor del blog no la comparte, no me van a destruir esa ilusión, no lo pienso permitir.

Después de todo "un mundo sin Florencia Peña sería un mundo menos feliz" porque Flor nos hace reír.

El Redentor dijo...

¡Malditos fascistas indocumentados como Blumberg! ¿Qué vienen a defender la paparruchada en esta página? Ale: sos joven, descubrí el cable, los Monty Python, algo! Pero no, no, NO defiendas al subhumano de Florencia Peña; no sometas a tu progenie a la invalidez mental, NO LO HAGAS. Alejandro, no lo hagas... Ayúdenlo, lectores.

Lolo Lontananzo dijo...

Exijo (?), como nuevo lector de este blog, que vuelva a publicar lo que se censuró.
Odio a la Peña y no sé por qué y necesito tener más elementos, jejeje.

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Adhiero a lo que dice Lolo.
Quiero saber.
No oculte info.
Gracias
Lucy.-

El Redentor dijo...

Bueno, antes de que me prendan fuego, prometo volver a subirlo esta noche.

Lolo Lontananzo dijo...

Jajajaja! Es buenísimo!!! Por favor, nunca se autocensure. El texto es exquisito desde el estilo y sus apreciaciones, muy correctas. Bueno, más que correctas, son expresiones a las que adhiero completamente.
Desflorencipeñicemos (en el sentido amplio del neologismo) a nuestro país.

Un abrazo neuquino.