martes, junio 02, 2009

Néstor Kirchner denuncia persecución ideológica en su contra y pide asilo político en la embajada de Uruguay


“Me encantaría decirles que vuelve la dictadura, pero en este caso se trata de mi vida, y con eso sí que no se jode”. Con esta frase, Néstor Kirchner, notoriamente asustado y detrás de las rejas de la embajada uruguaya, respondió a las preguntas de los sorprendidos periodistas, quienes este mediodía recibieron la curiosa noticia: el ex presidente cursó un pedido de asilo político a la embajada uruguaya, el cual fue aceptado de inmediato. Aunque el diálogo con los periodistas fue, como de costumbre, muy breve, causaron cierta preocupación las palabras con las que el ex presidente se despidió, antes de ingresar nuevamente a la embajada: “Todo el mundo está muy nervioso, eso es lo que pasa, hice todo lo que querían, beso pibes, beso ancianos y me quieren matar, todos ustedes me quieren matar, vos me querés matar, vienen por más, vuelven los Comandos Civiles y la Mazorca, a veces me siento muy solo, me quieren volver a recluir en la Isla de Santa Elena, pero el pueblo no lo va a permitir, argentinos y argentinas, tengan memoria, modelo y redistribución”.


Néstor Kirchner (derecha) y el cónsul Washington Díaz pasean por la embajada mientras mantienen una animada charla sobre redistribución.


Como sea, el pedido de asilo político del ex presidente responde a la cadena de amenazas, atentados con huevos, golpes de estado fallidos, dardos de sarbatana envenenados que se arrojan desde la oscuridad e intentos de estrangulamiento que sufrieron varios miembros del oficialismo en estos últimos días a manos de las Fuerzas del Mal, como oficialmente se denomina al 70% de la población que afirma no tener buena imagen del Gobierno.


De todos los actos vandálicos enunciados en el párrafo anterior, se destaca por su atrocidad inhumana la utilización de huevos como proyectiles de asalto, en una versión moderna, aunque no menos atroz, de la muerte por lapidación como castigo que se utilizaba en la Antigüedad, y que actualmente también aplican algunos aliados indirectos del kirchnerismo, como por ejemplo Irán.


Los abogados defensores de los agresores detenidos exigirán un acortamiento de las penas por intento de homicidio con huevos, al haber utilizado huevos frescos y no duros. De haberse utilizado estos últimos, tanto Daniel Scioli como Agustín Rossi hubiesen muerto en el acto. Este último accedió a quitarse la camisa, dejando a la vista las brutales contusiones, cortes y lesiones producidas por los huevos. También presentó los resultados de la audiometría a la que tuvo que someterse luego del siniestro, y que dan cuenta de las lesiones auditivas permanentes que sufrió a raíz de la vociferación descontrolada de la palabra “traidor” -a decibeles insoportables- por sus agresores.


"Es... muy difícil para mí... explicarles lo que pasó... fue durísimo... me... me tiraron... me... No, discupen, no puedo seguir".

Mientras tanto, Florencio Randazzo continúa desaparecido. El Gobierno ha comenzado a movilizar todos los recursos disponibles para encontrarlo. Aunque desde el oficialismo aún mantienen optimismo, algunos ya han comenzado a esperar lo peor, es decir, que el ministro ya esté en estos momentos trabajando para Francisco de Narváez.


La última foto de Randazzo antes de su desaparición tomada la tarde de ayer, mientras vendía los últimos libros de su Colección Robin Hood en la esquina de Lavalle y Florida. Como se observa, el ministro pasaba por tiempos de enorme penuria económica, por esa razón la línea dura del kirchnerismo no descarta que haya sucumbido a la tentación de un puesto más rentable.

Por otro lado, los vecinos de la embajada uruguaya se vieron también conmovidos por la presencia de Daniel Scioli, que al enterarse del nuevo paradero del ex presidente, se trasladó rápidamente a la embajada. Al cierre de esta edición, el gobernador permanecía aún allí, sentado en la vereda al lado de las rejas, y observando entre gemidos de aflicción la segunda ventana de la embajada, donde se aloja Néstor Kirchner en calidad de refugiado político. La escena quizás más desgarradora de este drama se vivió al mediodía, cuando una de las empleadas domésticas de la embajada abrió la segunda ventana para limpiar los vidrios: el gobernador dio un salto y comenzó a mover la cola (sic), expresando su felicidad, para sentarse luego nuevamente en la vereda, sumido en una terrible melancolía al notar que no se trataba de su amo. La determinación silenciosa con que Scioli está dispuesto a morir allí, sin comer ni beber hasta no volver a ver, pasear o jugar con Néstor Kirchner, recibe la admiración de los vecinos, que depositan pelotas de tenis, huesos de cuero y alimento para perros en las rejas, en un intento por recompensar la fidelidad canina del gobernador.

Tiempos felices. Ayer, en la quinta de Olivos (de izquierda a derecha): Florencia Kirchner, Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Cristina Fernández tomándose un respiro entre actos de campaña.

Mientras tanto, el ex presidente dejó instrucciones a sus colaboradores para que le envíen “sus cosas cuanto antes” a Montevideo. Estos todavía se encuentran discutiendo en una reunión -que promete durar bastante tiempo-, ya que ninguno sabe cómo hacer para arrancar del suelo la provincia de Santa Cruz y enviarla entera al Uruguay sin que nadie se dé cuenta.

Un entusiasta joven K santacruceño utiliza una excavadora en el límite con Chubut para cumplir los deseos de Jerjes.

Pero no todo el oficialismo opina lo mismo. El ministro de Justicia Aníbal Fernández, que también recibió amenazas muy duras al igual que el resto del oficialismo, fue el único que agradeció a sus anónimos perseguidores.


“Desde que tengo la sensación de vivir con miedo –aseguró el ministro– mi Síndrome de Tourette parece haber remitido completamente y rejuvenecí 20 años, soy una persona nueva”.

6 comentarios:

Franco dijo...

Muy bueno!!! :D

depre forever dijo...

Impecable representación del gobernador, jajajajajajaja

Renegado dijo...

Excelente! Y no muy lejano de la realidad ...

Martín Benegas dijo...

Pobre Scioli, está sufriendo mucho ese animal, habrá que ser humanitario y ponerlo a dormir.

Almafuerte dijo...

Tremendo. Me pregunto si ud. vio anoche a Scioli poniéndose un termómetro en vivo mientras lo entrevistaban Zlotowiazgda y Tenembaum (no se tomó la temperatura rectal, afortunadamente).

berenice dijo...

La peor y última traicionera maniobra del Eje del Mal fué arrojarles huevos fritos.
¡Salvajes!